Docentes y alumnos necesitamos conocer la relación directa entre emociones y aprendizaje

Gestionarlas como profesionales de la educación, y autogestionarlas los propios alumnos como aprendices eficientes, clave para el éxito escolar presente y futuro